I, 8.1 - Definición de Literatura Comparada


Crítica de la Razón Literaria
El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura

Jesús G. Maestro
______________________________________________________________________________________________________________________

Índices




Definición de Literatura Comparada

Referencia I, 8.1




CC0 1.0
La Literatura Comparada es un método de interpretación destinado a la relación crítica de los materiales literarios, es decir, a la formalización en symploké, conceptualizada desde criterios sistemáticos, racionales y lógicos, de los materiales literarios dados como términos (autor, obra, lector, transductor) en el campo categorial de la literatura.

Por lo tanto y ante todo, la Literatura Comparada designa una forma de interpretar la literatura, esto es, de conceptualizar científicamente los materiales literarios. Esta forma, objetivada de modo lógico-material, para resultar efectivamente científica, y para dar lugar interpretaciones literarias útiles al conocimiento, ha de ser racional, crítica y dialéctica. La lógica que dispone la formalización comparada de los materiales literarios viene dada por la symploké existente entre ellos, es decir, por la relación racional y necesaria entre los términos literarios que se someten a la interpretación, ejecutada por un sujeto operatorio, o comparatista, que relaciona tales términos de acuerdo con criterios racionales y lógicos. En consecuencia, en el caso de la Literatura Comparada, la ontología es el método. Un método —como trataré de demostrar en este libro— desarrollado históricamente y analizable gnoseológicamente. Téngase en cuenta que términos (literarios), relaciones (entre ellos) y operaciones (ejecutadas por un sujeto o intérprete comparatista) constituyen los tres sectores del eje sintáctico del espacio gnoseológico, en el que se sitúa, de acuerdo con los presupuestos críticos del Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura, la Literatura Comparada como método de investigación literaria.

No resultará ocioso reiterar aquí que los materiales literarios son los referentes en que se objetiva la literatura, esto es, el autor, la obra literaria, el lector y el crítico o transductor. La literatura no existe al margen de la combinación causal, racional y lógica de estos cuatro elementos, que son al campo categorial de la Literatura lo mismo que la tabla periódica de elementos de Mendeléiev al campo categorial de la Química como disciplina científica y metodológica. Suprimir uno de estos cuatro elementos (autor, obra, lector o intérprete) equivale a negar una o varias realidades esenciales de la Ontología Literaria, a romper la symploké que las relaciona y hace posible, y, en consecuencia, a clausurar definitivamente cualquier posibilidad de interpretación coherente de la literatura y de sus materiales constituyentes. Del mismo modo que la Medicina no puede prescindir del corazón o de los pulmones en el estudio del cuerpo humano, la Teoría de la Literatura no puede prescindir de ningún órgano vital en el análisis de su corpus literario. Los materiales literarios, o términos, del campo categorial de la literatura son, pues, necesarios, imprescindibles e inderogables: autor, obra, lector y transductor.

Desde este punto de vista, la Literatura Comparada ha sido, es y será, el estudio comparado de estos cuatro términos o materiales literarios, por encima de diferencias lingüísticas, históricas, estatales o geográficas. Lo que equivale a afirmar que la Literatura Comparada designa el estudio de la Literatura al margen de determinismos lingüísticos, historicistas, nacionalistas y culturalistas, que con frecuencia han tratado de imponerse, no solo desde una tradición que nace con la conciencia psicologista y nacionalista de los estados modernos, sino que se confirma con la tendencia, no menos ilusionista en nuestros días, de las posmodernidades contemporáneas, afanosas por igualar acríticamente cualesquiera culturas, que se nos exponen e imponen bajo la falacia de la isovalencia y el mito de la identidad.

El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura tiene como objetivo la interpretación de las Ideas objetivadas formalmente en los materiales literarios, y, desde sus presupuestos gnoseológicos, identifica en la Literatura Comparada uno de los procedimientos metodológicos y conceptualizadores más solventes de cuantos existen, al superar, en las relaciones establecidas entre los términos literarios, importantes limitaciones de orden histórico, lingüístico, geográfico y nacionalista. La Literatura Comparada demuestra la máxima amplitud de la symploké que opera en la relación de los términos y materiales literarios. Veamos cómo.




Referencia bibliográfica de esta entrada


  • MAESTRO, Jesús G. (2004-2015), «Definición de Literatura Comparada», Crítica de la Razón Literaria. El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo (I, 8.1), edición digital en <http://goo.gl/CrWWpK> (01.12.2015).


Bibliografía completa de la Crítica de la Razón Literaria





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...