I, 5.2.2.2 - Figuras semánticas


Crítica de la Razón Literaria
El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura

Jesús G. Maestro
______________________________________________________________________________________________________________________

Índices





Figuras semánticas

Referencia I, 5.2.2.2




(CC BY 2.0) JD Hancock - Primary Light Experiment
Las figuras gnoseológicas del eje semántico son los Referentes, los Fenómenos y las Esencias o estructuras.
Una teoría científica es un sistema mediante el cual los fenómenos y las referencias reciben una organización estructural o esencial. Se considerará especulativo todo aquello que carezca de contrapartida fenoménica o referencial, es decir, cuanto se base en realidades gratuitas, hipotéticas, carentes de correlato material, referencial, fenoménico.


1.   En primer lugar, referentes son las realidades físicas denotadas extraverbalmente por los signos conceptuales, es decir, son los materiales en tanto que materiales formalizados, en posesión de un estatuto gnoseológico definido y susceptibles de ser operables. No es posible el ejercicio científico sin la presencia de referentes. Los referentes son objetos primogenéricos o de primer género de materialidad (M1) que han sido formalizados como conceptos merced a sus componentes terciogenéricos (M3). Por ejemplo: el agua es materia física o primogenérica (M1), pero conceptualmente, esto es, químicamente, es legible, y operable, en términos de H2O, esto es, en términos de materia lógica o terciogenérica (M3). Y lo es porque su referente físico (M1) es analizable en dos moléculas de hidrógeno y una de oxígeno (M3). Los referentes poseen naturaleza gnoseológica específica, ya que —como advierte Bueno— no se conceptualizan o formalizan por criterios solamente ontológicos (“solo lo corpóreo es real”), ni por criterios epistemológicos (“solo lo corpóreo es cognoscible”), sino por criterios efectivamente gnoseológicos: solo lo corpóreo es operable. Las ciencias implican referencias, y las referencias son siempre corpóreas y, por lo tanto, también operatorias.


2.   En segundo lugar, los fenómenos, que presuponen a los referentes y a la esencias, son términos del campo científico que se ofrecen al sujeto operatorio como objetos —de hecho, como objetos apotéticos, a distancia—, sobre los cuales adquieren sentido y se ejecutan las operaciones —físicas, quirúrgicas, ejecutivas— apotéticas (de separación o a distancia) y paratéticas (de aproximación o en contacto)[1]

La clave de los fenómenos es su recurrencia, su repetitividad, la cual permite sucesivos análisis de cuya síntesis podrá brotar la formulación de su estructura esencial. Mediante la relación entre ellos, los fenómenos hacen posible la formación de conceptos (un relator es un instrumento que establece conceptos a partir de términos: un calendario organiza los días a partir de ciclos solares, un termómetro mide la temperatura a partir de una dilatación de mercurio…), del mismo modo que a través de las operaciones es posible que los sujetos gnoseológicos u operatorios construyan o identifiquen términos nuevos o preexistentes en un campo categorial dado (un operador establece términos a partir de fenómenos observados: Marie y Pierre Curie, a partir del fenómeno del comportamiento radiactivo de hojas de pechblenda o uraninita, como consecuencia de su exposición en altas concentraciones, consecuencia de las operaciones llevadas a cabo por estos investigadores, descubrieron dos nuevos componentes químicos que lograron aislar, el polonio y el radio, es decir, dos nuevos términos del campo categorial de la Química).

Evidentemente, un fenómeno no es una explicación —no es un término ya explicado o conceptualizado, aunque sin duda lo presuponga—, sino un explicandum, es decir, algo que tiene que ser explicado, un hecho que, como problema, exige ser analizado, esclarecido, dilucidado. Solo de ese modo un fenómeno podrá identificarse como tal y, en consecuencia, tras las justificaciones ontológicas y gnoseológicas pertinentes, convertirse en un término más del campo categorial de una ciencia (ontología, porque adquiere una presencia óntica, no solo fenoménica), y, por lo tanto, conceptualizarse dentro de su sistema teórico (gnoseología, porque alcanza una dimensión operatoria, y no solo corpórea).

Los fenómenos definen la morfología y textura de los objetos en tanto que se dan en función de los sujetos operatorios, de ahí su dimensión subjetivista e incluso relativista. Los fenómenos resultan relativamente análogos ante sujetos que ocupan respecto a ellos la misma posición relativa, pero pueden alcanzar, como es evidente, perspectivas diferentes ante sujetos que ocupan posiciones también diferentes. Como advierte Bueno, la Luna vista desde el observatorio A puede ser un fenómeno diferente a la misma Luna vista desde el observatorio B. No hablemos del Quijote cervantino, interpretado desde el Catolicismo contrarreformista, el Idealismo alemán o el Materialismo Filosófico. 

En la Teoría del Cierre Categorial el concepto de fenómeno se opone a los de esencia estructural y referencia fisicalista. Los hechos son ante todo referencias. Y las referencias físicas se nos comunican a través de operaciones manuales, es decir, operaciones distributivas, porque cada individuo o grupo las reproduce distributivamente. Pero sucede que los hechos no son una realidad absoluta, sino que tienen lugar en un horizonte fenoménico, que está determinado por un contexto cultural e histórico, es decir, relativizado por la posición que ocupa en él el intérprete, posición cuyo relativismo o subjetivismo habrá que neutralizar, segregando los componentes psicológicos que puedan eclipsar o entumecer los diferentes procesos de interpretación científica, esto es, la actividad gnoseológica de los determinantes, de los relatores y de los operadores.

La perspectiva fenoménica es una perspectiva emic, es decir, “la perspectiva de la gente” (Bueno, 1990a: 84), en tanto que vulgo u hombre masa, por utilizar el término del afamado Ortega, frente a la perspectiva esencial o estructural, que es una perspectiva etic, es decir, la perspectiva del intérprete[2]. El Materialismo Filosófico no considera a los fenómenos desde una perspectiva kantiana (fenómeno frente a noúmeno), es decir, en un sentido ontológico, sino desde una perspectiva platónica (fenómeno como correlato opuesto a esencia), esto es, en un sentido gnoseológico. 

El idealismo alemán de orden kantiano sitúa a las ciencias en el ámbito de lo fenoménico, frente a lo nouménico, como realidad metafísica inasequible al conocimiento humano. Por su parte, la Teoría del Cierre Categorial considera que las ciencias pueden constituir estructuras esenciales cuando consiguen hacer inteligibles o “legibles” los fenómenos en términos de esencia o estructura gnoseológica. Cuando se puede operar con el agua en términos de H2O, se puede decir que la Química trabaja con estructuras esenciales del agua, como término o referente de su campo categorial o científico. Del mismo modo, cuando se habla de pentasílabo adónico es porque la Teoría de la Literatura, la métrica concretamente, ha podido rebasar el fenómeno de un verso concreto —“siempre floreces”—, para objetivar esencialmente su estructura métrica [o - - o -]. La métrica funciona aquí como un relator entre el fenómeno (del verso) —“siempre floreces”— y la esencia de su estructura [o - - o - ], es decir, permite convertir un fenómeno poético o literario en un concepto métrico o teórico-literario.


3.   En tercer lugar, las esencias o estructuras resultan de la eliminación, en la medida de lo posible, por neutralización o segregación, de los sujetos operatorios.

La esencias son estructuras que engloban varios fenómenos, si bien no todas las estructuras son esenciales. Hay que distinguir entre estructuras esenciales y estructuras fenoménicas. Estas últimas se basan en apariencias, fenomenologías, psicologismos, procedentes de una fuerte implicación del sujeto operatorio. Las primeras se basan en esencias resultantes de la eliminación de todo psicologismo y fenomenología.

La esencia alcanza su sentido en función del fenómeno, puesto que ella es —como habrá ocasión de detallar más adelante, siguiendo a Bueno (1992)—, 1) el término del regressus de los fenómenos, y 2) el principio del progressus hacia los fenómenos.





Notas

[1] Cito sintéticamente las palabras de Bueno (1992: 5, 171 ss ): Apotético (de apó, lejos y tizemi, poner) es concepto relacional que sirve para designar lo que se presenta u ofrece a distancia —tanto en el espacio como en el tiempo— del sujeto operatorio. Son apotéticas las conductas de los animales, la captación a distancia de los comportamientos de otro, etc., y toda secuencia de acciones operatorias que implique un distanciamiento respecto al objeto al que se refieren. Se opone a Paratético (de pará, junto a, y tizemi, poner), concepto relacional que sirve para designar aquellas situaciones en las que las relaciones recíprocas entre dos cuerpos se producen por su mutua contigüidad espacial o temporal. Son paratéticas las leyes de choque de los cuerpos, los principios de acción y reacción, los tropismos, las reacciones químicas, etc. Vid. también García Sierra (2000, § 183, “Apotético / Paratético”), de quien tomo las referencias anteriores, procedentes de la obra de Bueno (1992).

[2] Sobre los conceptos de Pike (1954), etic / emic, reinterpretados desde el Materialismo Filosófico, vid. Bueno (1990a).




Referencia bibliográfica de esta entrada

  • MAESTRO, Jesús G. (2004-2015), «Figuras semánticas», Crítica de la Razón Literaria. El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo (I, 5.2.2.2), edición digital en <http://goo.gl/CrWWpK> (01.12.2015).


Bibliografía completa de la Crítica de la Razón Literaria



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...